Innovación


Volver Volver al listado de indicadores

9.19. Opinión de la población sobre el derecho a tratamiento sedante en situación irreversible. Andalucía 2007 y España 2009.

9.19. Opinión de la población sobre el derecho a tratamiento sedante en situación irreversible. Andalucía 2007 y España 2009

Fuente:

Barómetro Sanitario de Andalucía - IESA/CSIC
Barómetro Sanitario - Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

 

Descargar datos:

Descargar datos

En 2010 se aprobó en Andalucía la Ley de Derechos y Garantías de las Personas ante el Proceso de la Muerte, la llamada Ley de Muerte Digna. Es un texto en el que se recogen derechos como el de recibir, o no, si así lo desea el paciente, información clínica veraz y comprensible sobre su diagnóstico y pronóstico, con el objetivo de ayudarle en la toma de decisiones; se establece la potestad del ciudadano de rechazar o paralizar cualquier tratamiento o intervención, aunque ello pueda poner en peligro su vida; y se regula el derecho de la ciudadanía a recibir tratamiento del dolor, incluyendo la sedación paliativa cuando lo precise, y se garantizan los cuidados paliativos integrales.


Aliviar el sufrimiento del paciente en situación terminal implica valorar y atender de modo integral las necesidades del enfermo y de su familia ante la muerte. Abordado el sufrimiento ante la muerte desde múltiples dimensiones (física, psicoemocional, social, espiritual, familiar, entre otras), se puede dar respuesta, al menos parcialmente, a las distintas necesidades que se detectan, logrando que el resultado global se perciba como un alivio del sufrimiento. 


Uno de los aspectos más importantes es el control de los síntomas que pueden ocasionar un intenso sufrimiento. Si uno o más síntomas son refractarios, se debe valorar la posibilidad de recurrir a la sedación paliativa. La práctica de la sedación paliativa en la fase agónica o de los últimos días de vida, se denomina sedación terminal, o sedación paliativa en la agonía. Se estima que la requieren un 20-25% de los pacientes agónicos que son atendidos en unidades de Cuidados Paliativos. La asistencia sanitaria para una muerte digna no es solo uno de los principales objetivos de la medicina actual, con la misma relevancia que la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades, sino una demanda social altamente considerada.


En Andalucía, en 2007, el 87,2% de la población consideraba que tenía derecho a recibir un tratamiento para aliviar el sufrimiento y el dolor aunque acelere la muerte, en torno a cinco puntos porcentuales más que para el conjunto de España (82,6%) manifestaba lo mismo en 2009. En ambos casos, en porcentajes ampliamente mayoritarios del sentir social sobre esta cuestión.

 

Volver Volver al listado de indicadores