Equidad


Volver Volver al listado de indicadores

1.1. Estado de salud percibido en los últimos doce meses. Andalucía y España según nivel de ingresos, 2006.

1.1. Estado de salud percibido en los últimos doce meses. Andalucía y España según nivel de ingresos, 2006.

Fuente:

Encuesta Nacional de Salud 2006 - Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Descargar datos:

Descargar datos

El Gráfico 1.1 muestra cómo valora su estado de salud la población andaluza y española en los últimos doce meses, según el nivel de ingresos. Los datos, que corresponden a la Encuesta Nacional de Salud de 2006, muestran en Andalucía que en los niveles de ingresos medios (de 901 a 1.800 euros) el 71,4% de la población de 16 y más años valora su estado de salud como bueno o muy bueno. En los ingresos bajos (menos de 900 euros), este porcentaje de valoración buena o muy buena, desciende al 51,8 %. Y en los ingresos altos (más de 1.800 euros) este porcentaje sube al 78,1% de la población.


Así, en Andalucía, la percepción de buena salud en los ingresos bajos es 19,7 puntos inferior respecto a la que tiene la población de ingresos medios, y 26,3 puntos inferior respecto a la que tiene la población de ingresos altos.


Para el conjunto de España, en lo que se refiere a los ingresos medios, el 67,6% de la población valora su estado de salud como bueno o muy bueno (3,9 puntos menos que en Andalucía); en los ingresos bajos este porcentaje está en el 47,4% (4,3 puntos menos que en Andalucía); y en los ingresos altos alcanza al 79,3% (1,2 puntos más que en Andalucía).


En España, la percepción de buena salud en los ingresos bajos es 20,1 puntos inferior respecto a la que tiene la población de ingresos medios, y 31,9 puntos inferior respecto a la que tiene la población de ingresos altos.


La percepción diferencial de evaluar un mejor estado de salud (también sucede en la autopercepción de mala salud), distinta en función de los ingresos de la persona, es una característica común con España; aunque en valoraciones generales de buena salud el diferencial entre los tramos de ingresos altos y bajos en buena salud percibida es más acentuado para el conjunto de España que en Andalucía; y los porcentajes de buena salud percibida sean mayores en Andalucía en los tramos bajos y medio, aunque menor para el tramo alto.


Si la percepción de salud ofrece una aproximación consistente con la situación real de salud, es evidente que analizar las diferencias por ingresos de las variables sanitarias proporciona una aproximación imprescindible para garantizar una mayor equidad en salud y en atención sanitaria, más aun cuando los diferenciales registran tales porcentajes. Una mayor percepción de carga de enfermedad o de peor salud diferentes, que requiere profundizar tal enfoque en el análisis y la intervención sanitaria, en un sistema sanitario sustentado en la universalidad y la equidad.


Volver Volver al listado de indicadores