Capacidad del sistema


Una prestación sanitaria de alta calidad requiere de la disponibilidad de recursos suficientes para satisfacer las necesidades individuales y de la población. La capacidad del sistema hace referencia a los recursos económicos, infraestructura y equipamiento, recursos humanos, productos sanitarios y medicamentos, así como las tecnologías al servicio de la salud incluidas las tecnologías de la información y la comunicación.


Los indicadores relacionados a continuación constituyen ejemplos del desarrollo de la dotación y capacidad del sistema sanitario en materia de recursos económicos, infraestructura y equipamiento incluyendo aspectos tecnológicos, recursos humanos que integran el sistema sanitario público, así como la capacidad registrada en términos de indicadores de actividad y producción sanitaria que la reflejan.


La capacidad expresada en términos de disponibilidad de recursos sanitarios económicos, incluido el importante aspecto del gasto farmacéutico, es contemplada por indicadores como la distribución del gasto sanitario (8.1), el gasto sanitario sobre el PIB (8.2) tanto propio de Andalucía como comparado con otras Comunidades Autónomas (8.3); el gasto en atención especializada sobre el gasto sanitario público (8.4); el  gasto en atención primaria sobre el gasto sanitario público (8.5); el gasto en farmacia sobre el gasto sanitario público (8.6); las recetas facturadas per capita (8.7); el gasto por receta facturada (8.8) y el gasto en prestación farmacéutica per cápita en población activa y pensionista (8.9). En varios de ellos se refleja asimismo el dato comparado con otras Comunidades Autónomas.


La capacidad del sistema reflejada en infraestructuras y equipamiento es contemplada en indicadores como las camas hospitalarias instaladas totales y por población (8.10 y 8.11); la  dotación de equipos de Tomografía Axial Computerizada, totales y por población (8.12 y 8.13); o la dotación de equipos de Resonancia Nuclear Magnética, totales y por población (8.14 y 8.15).


La dotación de recursos humanos del sistema sanitario como componente de la capacidad del sistema, es recogida por diversos indicadores, como la plantilla médica y de enfermería DUE del Sistema Sanitario Público (8.16); el personal médico y de enfermería DUE por cama en hospitales públicos (8.17); los médicos de familia, pediatras y enfermería DUE en centros de atención primaria (8.18); el personal médico total, colegiado y del Sistema Sanitario Público total y por población (8.19; 8.20);la composición de la plantilla médica del Sistema Sanitario Público. Andalucía (8.21); el personal médico por población, comparado a nivel nacional como internacional (8.22); el personal de enfermería DUE total, colegiado y del Sistema Sanitario Público, total y por población (8.23a y 8.23b); o la composición de la plantilla de enfermería DUE (8.24). En diversos de estos indicadores se reflejan también datos comparados nacionales e internacionales.


Respecto a los indicadores de producción y actividad sanitaria como medidores de la capacidad del sistema, se ofrecen indicadores como la hospitalización en el Sistema Sanitario Público de Andalucía (8.25); la estancia media en los hospitales (8.26); las intervenciones quirúrgicas totales (8.27) y por cirugía mayor ambulatoria (8.28); las consultas externas en hospitales (8.29); las urgencias atendidas (8.30); o la frecuentación en atención primaria (8.31) y en salud mental (8.32). En el apartado de pruebas diagnósticas realizadas con diversos medios de alta tecnología, se ofrecen los estudios realizados de Tomografía Axial Computerizada, totales y por población (8.33 y 8.34) y los de Resonancia Nuclear Magnética, totales y por población (8.35 y 8.36). Un último apartado de estos indicadores de capacidad, recoge la actividad en materia de donación y trasplantes (8.37; 8.38 y 8.39). Igual que en el caso anterior, diversos indicadores citados reflejan también los datos en comparación con el nivel nacional e internacional.


Indicadores: