Aspectos Sociodemográficos de Andalucía



1. Población


Según el Padrón Municipal de Habitantes del Instituto Nacional de Estadística, la población de derecho en Andalucía se cifra, a 1 de enero de 2010, en 8.370.975 personas. Andalucía es la región más poblada de España, representando el 17,8% del total nacional, el 2,5% de la población en la Eurozona y el 1,7% de la Unión Europea.


Andalucía cuenta con más habitantes que algunos países europeos, como Austria, Bulgaria, Dinamarca o Irlanda y es solo ligeramente inferior a otros países como Portugal, Bélgica o Suecia.


En Andalucía más de la mitad de la población son mujeres (50,5%), al igual que a nivel nacional (50,6%). La población andaluza se caracteriza por ser relativamente más joven que la española y la europea, representando la población menor de 15 años el 16,3% sobre el total, frente a un 14,8% en España, y un 15,4% en la Zona Euro. Por el contrario, la población con una edad más avanzada, de 65 años y más, posee un menor peso relativo en Andalucía que a nivel nacional y europeo, en concreto el 14,9% sobre el total, frente al 16,9% en España y 18,3% en la Zona Euro.


Andalucía tiene una superficie de 87.597,69 kilómetros cuadrados. La densidad media de población en 2010 es de 95,6 habitantes por Km2, por encima de la densidad media en España (92,9 habitantes por Km2), aunque significativamente más baja que la de la UE-27 (116,3 habitantes por Km2) y la de la Zona Euro (127,9 habitantes por Km2).


La distribución geográfica de la población muestra tres situaciones bien diferenciadas. Una progresiva concentración de los efectivos demográficos en el litoral y las grandes ciudades y áreas metropolitanas; un crecimiento moderado pero menor que la media regional en las comarcas interiores del Valle del Guadalquivir y las hoyas béticas; y, finalmente, un descenso de la población en un numeroso grupo de municipios de las zonas montañosas de la región como Sierra Morena, Serranía rondeña, Alpujarras o Cazorla y Segura. Los centros regionales, las grandes ciudades y sus áreas metropolitanas, acogen al 55% de la población, pero es sobre todo en el sistema de ciudades litorales donde se producen los más rápidos crecimientos.


Subir Subir

2. Comportamiento demográfico


En cuanto a los indicadores de fecundidad de Andalucía destaca el progresivo descenso del número medio de hijos por mujer (1,43 en 2010); el aumento de la edad media de la maternidad (30,7 en el mismo año); y el creciente porcentaje que representan los nacimientos de madre extranjera (que significan el 12% de los nacimientos totales).


El aumento de la esperanza de vida al nacer combinado con el descenso de la natalidad, provoca un progresivo envejecimiento global de la población. Este hecho se intensifica particularmente en las zonas rurales y de montaña andaluzas, debido a los procesos migratorios que han afectado, sobre todo, a los segmentos más jóvenes de la población.


Respecto a la distribución por la geografía regional de los indicadores demográficos de natalidad y mortalidad se observan contrastes importantes: en las zonas de montaña se concentran altas tasas relativas de mortalidad, por encima de la media regional, donde igualmente se registran las menores tasas de natalidad; por el contrario, en áreas metropolitanas y el litoral, se observan poblaciones más jóvenes, y donde la inmigración desempeña un papel cada vez más decisivo en el comportamiento demográfico global.


En el momento actual, el factor más determinante del comportamiento demográfico en Andalucía es el proceso de inmigración. En 2010, la población extranjera se cifra en 704.056 residentes, un 8% del total, distinguiéndose en términos generales dos grupos diferenciados: por un lado, la población procedente de África, América Latina y países del este europeo (edad media joven y en busca de trabajo en los sectores agrícolas y de servicios); por otro, la procedente de los países europeos más desarrollados, de mayor edad y con motivaciones más diversificadas en el hecho migratorio.


Según las proyecciones realizadas por Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, la población andaluza seguirá creciendo en el corto plazo, si bien se espera una significativa moderación del ritmo de crecimiento. El escenario más bajo calcula una población de 8.389.000 habitantes para el año 2020. En el caso de mayor crecimiento esperado, la cifra de población alcanzaría los 8.676.000 habitantes para la misma fecha. El número de mayores de 65 años crece de forma importante en todos esos escenarios, debido al incremento de la esperanza de vida y la llegada por ello a esas edades de cohortes generacionales numerosas.


Subir Subir

3. Producto interior bruto


En los últimos 30 años de autonomía, y gracias a las reformas estructurales emprendidas, Andalucía ha experimentado una profunda transformación socioeconómica, que le ha permitido avanzar en el proceso de convergencia con las economías de referencia, España y la Unión Europea. Reformas, que han abarcado a la estructura productiva, las infraestructuras, la capacidad emprendedora, la formación y educación, y la competitividad, entre otros aspectos.


Así pues, la economía andaluza es la tercera economía de España en cuanto al tamaño de su Producto Interior Bruto (PIB). En términos nominales, en el 2010 el PIB se situó en 147.806 millones de euros, lo que represento el 13,9% del total nacional, y el 1,2% de la Unión Europea. El PIB per cápita se situó en 17.656,9 euros, el 78,1% de la media nacional frente al 54% al inicio de la autonomía.


Subir Subir

4. Estructura productiva


Andalucía presenta, en estos momentos, una estructura productiva menos dependiente del sector primario, más terciarizada y con un sector industrial más orientado a sectores de mayor contenido tecnológico, como refleja el hecho de que entre 1987 y 2009, para el que se tiene información, el gasto en I+D se haya multiplicado por 14,9 en Andalucía, más que en el conjunto nacional (10,5) y europeo (3,7).


El sector primario ha ido decreciendo su peso relativo situándose en 2010 en el 4,6% del Valor Añadido Bruto (VAB) generado por el conjunto de los sectores productivos en Andalucía frente al 15,3% en 1981. No obstante, este sector sigue teniendo una gran importancia si lo comparamos con el resto de España puesto que en ese mismo año supuso casi la cuarta parte del sector nacional (23,8%).


Respecto al sector industrial se observa un relativo estancamiento, dentro del cual sigue teniendo gran importancia la industria agroalimentaria. Dentro del sector es la energía la que presenta un comportamiento más favorable. En términos corrientes, el valor añadido generado en el 2010 fue de 14.227,5 millones de euros, lo que representa el 10,6% del VAB total regional, y el 11,6% de la industria española. La energía supuso el 27,1% del total.


El sector de la construcción es el que ha experimentado un notable ajuste con un ritmo de caída más moderado en el año 2010 que en años anteriores. Supuso en ese año un descenso de su VAB en términos reales de 6,5%, prácticamente igual que en España (-6,3%), siendo también negativo el balance en la Zona Euro (-4,3%). No obstante, sigue manteniendo un importante peso en la estructura productiva andaluza, que en términos nominales fue de 14.557 millones de euros, lo que representa un 10,8% aún siendo el más bajo desde 2002.


El sector servicios destaca por el importante peso que ha ido adquiriendo durante las últimas décadas en la estructura productiva andaluza situándose en el 73,9% del VAB en 2010, frente al 60,8% en 1981. En términos nominales, el VAB alcanzo la cifra de 99.324 millones de euros, lo que supone el 14,3% del generado por el sector en España, correspondiendo a los servicios de mercado casi las tres cuartas partes (72,9%) del mismo. Dentro de este sector es el turismo el subsector que mayor importancia ha adquirido. Según la Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía (ECTA) la Comunidad recibió 21,4 millones de turistas en 2010, cifra casi tres veces la población andaluza, con un gasto total de 11.617 millones de euros, lo que representa el 7,9% del PIB generado en la región.


Subir Subir

5. Tejido empresarial


Según el Directorio Central de Empresas (DIRCE) del Instituto Nacional de Estadística, a 1 de enero de 2010 se contabilizaron en Andalucía 498.579 empresas de los sectores no agrarios (359.426 en 1999) configurándose como la tercera región, tras Cataluña y Madrid, con el tejido empresarial más amplio, concentrando el 15,1% del total de empresas de la economía española, porcentaje superior al que Andalucía tiene en la generación de PIB de España (13,9%, como se ha señalado anteriormente). La densidad empresarial situó en 60 empresas por cada 1.000 habitantes (70 en España).


Subir Subir

6. Mercado de trabajo


Según la Encuesta de Población Activa, la tasa de actividad en Andalucía se situó en 2010 en un máximo histórico del 58,7% (50% en 2001) reduciéndose al mínimo de 1,3 puntos el diferencial con la media nacional (60% en 2010 y 53% en 2001), y superando la del conjunto de la Zona Euro, por tercer año consecutivo. Además, la tasa de actividad de las mujeres se situó por encima del 50%, por primera vez desde que se dispone de esta información.


No obstante, la tasa de paro ha ido aumentando en estos últimos años hasta alcanzar el 28% de media en el 2010, la más alta desde 1998, con un diferencial de 8 puntos respecto a la media nacional.


Subir Subir

7. Competitividad


Durante estas últimas décadas la economía andaluza ha ido ganando en competitividad con un mayor grado de internacionalización. Las exportaciones andaluzas se han multiplicado por 17,3 entre 1981 y 2010, significativamente por encima del aumento del comercio mundial (se ha multiplicado por 6,4), y de países relevantes como Japón (4,3) o Estados Unidos (4,5), lo que ha permitido ganar cuota de mercado. En 2010 las exportaciones de productos andaluces crecieron de manera muy significativa, con un incremento nominal del 27,6%, más de diez puntos superior a la media nacional (16,2%), alcanzando el máximo histórico anual de 18.471,8 millones de euros. Sin embargo, las importaciones, en un contexto de aumento del precio de las materias primas en los mercados internacionales, especialmente el petróleo, aumentaron un 28,5% (15,5% en España), determinaron un déficit de la balanza comercial de Andalucía con el extranjero del 3,2% del PIB generado en la región, por debajo, no obstante, de lo que supone el déficit comercial con el extranjero de la economía española (4,9% del PIB), y de los ratios que se habían registrado en años precedentes.


Además, el dinamismo de la capacidad emprendedora de Andalucía se ha manifestado con especial intensidad en el período autonómico, con la creación neta de 350.191 sociedades mercantiles entre 1981 y 2010, frente a las 15.916 creadas en los treinta años anteriores. Con ello, se ha alcanzado, a 1 de enero de 2010, casi el medio millón de empresas en Andalucía (498.579).


Junto a esto, cabe destacar que la población andaluza ha incrementado sustancialmente sus niveles de formación y educación. En 1981 alrededor del 30% de la población de 16 o más años tenía formación cualificada (estudios secundarios y/o universitarios), es decir, 1.329.800 personas. En 2010, este porcentaje se ha más que duplicado alcanzando el 67,2% incluyendo 4,5 millones de personas.


Subir Subir